El Camino de Santiago en bicicleta

Hacer el Camino de Santiago es un reto personal para el que no todo el mundo está preparado, sobre todo, si se va a realizar en bicicleta. Para hacerlo hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones que nos van a ser útiles y nos van a ayudar a tomar la decisión correcta.

La primera de ellas a tener en cuenta, es que es necesario estar en buena forma física y haber trabajado con la bicicleta en los meses anteriores a la realización del Camino. Lesiones, cansancio y averías son lo que queremos evitar, así que mucho cuidado.

Otra cuestión importante a tener en cuenta la época del año en el que vamos a realizarlo. No es lo mismo hacerlo en verano que en invierno, ya que las condiciones climatológicas son muy diferentes y para cada época vamos a necesitar un equipamiento específico. Las ideales son la primavera  y el otoño por sus temperaturas suaves, la menor afluencia de peregrinos, menor incidencia de rayos uva…Es muy poco recomendable que se realice en los meses que van de noviembre a marzo.

Aunque seas un solitario, nuestra recomendación es que no realices el Camino de Santiago solo. Júntate con un grupo que encuentres o lleva un acompañante. Todo será mucho más fácil, ya que podréis compartir alojamiento, comida, peso, en caso de tener alguna incidencia no estarás solo para resolverla, es más entretenido y no tendrás que dejar nunca tu bicicleta sola.

Como vas en bicicleta, el equipaje debe ser menor, por lo que es necesario priorizar ciertas cosas totalmente imprescindibles. Lo más importante es agua y bebidas isotónicas, dulces para reponer azúcar, el casco protector, unos guantes y unas gafas de sol, pantalones largos y cortos de secado rápido, protección solar, impermeable, ropa de abrigo, botiquín y material de repuesto para la bicicleta (llave de tuercas y allen, bombín para inflar, aceite…).

Durante todo el Camino tienes que tener en cuenta las normas básicas, como ir en fila indica, llevar el chaleco reflectante para tu correcta visualización por parte de conductores y peregrinos, llevar siempre el casco puesto e intentar, en la medida de lo posible, no llevar la mochila en tu espalda sino en los laterales de la bicicleta a modo de alforja.

Una vez que has llegado a tu destino tendrás que organizar la vuelta sino quieres hacerla otra vez con la bicicleta. Para ello, lo mejor es desmontar la bici para que quepa en un coche, bus, tren o avión y así poder ya descansar y disfrutar de la ciudad y de la que, probablemente, ha sido la mejor experiencia de tu vida.

Si prefieres alquilar la bicicleta para no estar tan pendiente de ella, hay muchas empresas que te lo pueden hacer. En www.caminodesantiagoreservas.com te la alquilamos, reservamos tus alojamientos, te organizamos la ruta y nos encargamos de tus pertenencias. Así que ponte en contacto con nosotros a través de nuestro mail info@caminodesantiagoreservas.com o a través del teléfono 639 635 925.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s