Famosos en el Camino de Santiago

Millones de peregrinos han recorrido a lo largo de la historia, de una manera u otra, los caminos que llevan a Santiago de Compostela para conseguir tanto una experiencia de por vida como la búsqueda de una paz interior y una conexión consigo mismos y la naturaleza que de otra manera no se puede conseguir.

De esos, muchos han sido personajes históricos o personas famosas que han querido sentirse aunados con la esencia del Camino y se han puesto las botas de senderismo para recorrer los kilómetros que los separaban de su objetivo, de la manera más anónima posible.

Camino de Santiago

Aquí os dejamos alguno de ellos, aunque han sido muchos más.

El escritor Paulo Coelho realizó el Camino en el año 1986. Desde St. Jean Pied de Port hasta O Cebreiro recorrió el Camino Francés, lo que le sirvió para escribir, al año siguiente, su famoso libro “El Peregrino”.

El famoso actor Martin Sheen, que tiene ascendencia gallega, protagonizó junto a su hijo Emilio Estévez en la película The Way, que narra la historia de un padre que realiza el Camino en honor a su hijo fallecido. Anteriormente ya lo había realizado en coche junto a uno de sus nietos.

Miguel Induráin y David Bisbal hicieron, en el año 2009, el Camino Francés desde Roncesvalles. Estuvieron 9 días pedaleando junto a los también ciclistas Roberto Heras y Abraham Olano.

La actriz, cantante y bailarina Shirley Maclaine los realizó en el año 1994 a la edad de 60 años. También empezó en Roncesvalles y durante 32 kilómetros diarios alcanzó su meta en Santiago de Compostela. Según ella fue una experiencia que le cambió la vida: “es un Camino espiritual que realmente empieza cuando se termina”.

La Baronesa Thyssen, Esperanza Aguirre o Fernando Sánchez Dragó fueron otros de los muchos personajes públicos que realizaron el Camino de Santiago, de una u otra manera.

Personajes históricos también recorrieron el Camino que les cambió la vida y ayudaron a que la fama del mismo se viera incrementada por la gran afluencia de peregrinos que provocaron.

Camino de Santiago

El Papa Juan Pablo II lo realizó en dos ocasiones, la primera en el año 1982, cuando vino por primera vez a España y la segunda en 1989, efectuando una etapa del Camino Francés desde el Monte do Gozo hasta Santiago de Compostela.

Los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, peregrinaron a Santiago de Compostela en el año 1486, donde tuvieron la idea de crear un hospital de peregrinos y de reconstruir el templo de Santa María do Cebreiro.

Su nieto, el rey Carlos I de España y V de Alemania nombró el Camino Francés como la “Calle Mayor de Europa” y lo realizó antes de partir de la Coruña a Alemania para ser coronado emperador.

Felipe II también realizó la peregrinación a Santiago de Compostela para visitar los restos del apóstol en el año 1554. Lo hizo antes de su viaje a Inglaterra para contraer nupcias. Estuvo 8 días y estableció varias leyes que permitieron controlar a los falsos peregrinos y el gran flujo de caminantes.

Los actuales Reyes de España, Don Felipe y Doña Letizia, al igual que la Reina emérita, Doña Sofía, también recorrieron alguno de los tramos del Camino Francés como cualquier peregrino más.

Muchos son los personajes famosos que han querido vivir el Camino de Santiago de una u otra forma. Muchos son los que lo han realizado de una manera introspectiva y otros de una manera pública y notoria, pero lo que les une a todos es el deseo de recorrer una senda que probablemente haya cambiado sus vidas para siempre.

Si tú quieres ser como uno de ellos y encontrar tu Camino, nosotros te podemos ayudar a realizarlo en www.caminodesantiagoreservas.com. Más de 120 opciones diferentes para que puedes elegir la que más se amolde a tus necesidades.

No dudes en convertirte en un peregrino más.

Cómo llegar a Santiago de Compostela.

Muchos son los que nos preguntáis cómo empezar el Camino de Santiago y desde dónde hacerlo. Todo depende de varios factores, pero el primero es saber qué Camino vais a realizar. Por lo tanto, y dependiendo del camino que vayáis a realizar, existen varias opciones para llegar a Santiago de Compostela.

A continuación os iremos puntualizando cuáles son las más habituales para ello.

Si elegís hacer el Camino Francés tenéis 4 opciones diferentes.

La primera de ellas sería salir desde Saint Jean Pied de Port.

Saint Jean Pied de Port es un municipio del País Vasco francés desde donde muchos peregrinos comienzan el Camino de Santiago. Lo hacen así porque se trata de una localidad francesa antes de comenzar en España, y de esta forma, tenemos asegurado el recorrer todo el territorio nacional.

El comienzo es algo duro, ya que la primera etapa consiste en atravesar los Pirineos, pero desde luego merece la pena el esfuerzo que supone.

Para llegar hasta Saint Jean Pied de Port lo podemos hacer desde Pamplona o desde Francia.

Desde Pamplona podemos ir en autobús, cuyo coste aproximado es de 15-20€, y opera entre Junio y Septiembre, o en taxi, cuyo coste oscila entre los 90 y los 120 € dependiendo del servicio si es diario o festivo.

También podemos llegar a Saint Jean Pied de Port por Francia desde Irún, existen combinaciones de trenes de unas 2 horas de duración. Más información en www.sncf.fr.

Otra opción es hacerlo desde Roncesvalles.

La situación geográfica de Roncesvalles le sitúa en un punto estratégico, de hecho es el lugar más mítico para comenzar el Camino de Santiago Francés. Casi todo el mundo sales des

Para llegar a Roncesvalles lo podemos hacer en autobús desde Pamplona, que tardará 1 hora en llegar.  Más información en http://www.autocaresartieda.com.

También lo podremos hacer pidiendo un taxi desde Pamplona, que nos costará entre 50€ y 70 € dependiendo de donde se tome y si es diario o festivo.

Desde O-Cebreiro

O Cebreiro es la primera localidad gallega por la que transcurre el Camino Francés. Se encuentra a unos 158 kms aproximadamente de Santiago de Compostela, situada en la Nacional VI.

Desde Ponferrada, podemos ir en autobús hasta Pedrafita do Cebreiro. (De lunes a sábados). Información en www.gonzalezdelariva.es.

También existen autobuses que salen desde Lugo (de lunes a viernes). Más información en www.alsa.es y www.monbus.es.

Desde Pedrafita a O Cebreiro (4,5 kms) podremos ir caminando o pedir un taxi.

Y, por último, desde Sarria:

Sarriá se encuentra a unos 113 kms de Santiago de Compostela. Es el punto mínimo que hay que recorrer si lo hacemos caminando, para obtener la Compostela. Serán necesarias 4 o 5 etapas para realizar el Camino desde este punto. Es el lugar donde mayor número de peregrinos comienzan la ruta.

Otros puntos desde donde partir son:

Para el Camino del Norte:

– Desde Hondarribia (32 Etapas). Más información www.hondarribia.org.

– Desde Gijón (13 Etapas). Más información www.gijon.es.

– Desde Ribadeo (7 Etapas). Más información www.ribadeo.org.

– Desde Baamonde (3 Etapas).

Para el Camino Aragonés:

– Desde Somport (36 Etapas). Para llegar a Somport lo haremos desde Jaca. Más información en www.jaca.es.

La Vía de la Plata:

– Desde Sevilla (36 Etapas). Más información en www.visitasevilla.es.

– Desde Mérida (28 Etapas). Más información en www.merida.es.

– Desde Zamora (16 Etapas). Más información en www.zamora.es.

Información http://www.rutadelaplata.com

El Camino Primitivo:

– Desde Oviedo (11 etapas). Más información www.oviedo.es.

– Desde Lugo (3 etapas). Más información www.lugo.es.

El Camino Portugués:

– Desde Lisboa (24 etapas). Más información en www.visitlisboa.com.

– Desde Oporto (10 etapas). Más información en www.portoturismo.pt.

– Desde Tui (5 etapas). Más información en www.concellotui.org

Desde cualquier manera, siempre planifica tu ruta antes de proceder a realizar el Camino. Recuerda tener en cuenta los kilómetros a realizar en cada etapa, las horas de salida y de llegada aproximadas, cómo será el camino que nos vamos a encontrar, si va a haber a lo largo de la etapa alguna zona de avituallamiento y todos aquellos puntos que creamos que necesitemos saber para estar preparados ante cualquier incidencia que nos encontremos.

La ruta de los Faros del Camino de Santiago

Decir que el Camino de Santiago puede ser una de la mejores experiencias de tu vida no es nada nuevo, pero si además le añades la particularidad de poder realizarlo íntegramente por la Costa da Morte, podría superar todas tus expectativas.

Os presentamos la ruta de los Faros del Camino de Santiago, un viaje de 8 etapas en el que podrás conocer los paisajes más bellos de Galicia, disfrutar de su gastronomía, sus gentes y su esencia acompañados siempre por la orilla del mar. 200 kilómetros que unen Malpica con Finisterre disfrutando de sus históricos faros, sus magníficas playas, dunas, villas de pescadores, estuarios, acantilados y mágicas calas.

Citamos un artículo de la Voz de Galicia en la que la describen de la siguiente manera:

“Una caminata por la española Costa da Morte. Es la recomendación número 25 que The Telegraph hace a sus lectores si buscan una «gran aventura» como su próximo destino turístico. El diario británico anima a su público a seguir en concreto el Camiño dos Faros a través de la «dramática» costa gallega. La define como «peligrosa para los navegantes» pero «simplemente impresionante para los excursionistas». Entre sus atractivos: históricos faros, restos de naufragios, acantilados y calas.

También aconseja al visitante aprovechar los «mariscos frescos» en su ruta hacia Finisterre, el lugar que, recuerdan, «durante mucho tiempo se creyó el fin del mundo». Este destino gallego es el único en territorio español que incluye la lista y comparte catálogo con grandes aventuras como conquistar el Kilimanjaro en Kenia, jugar con primates en Ruanda, cruzar el desierto del Gobi con una tribu nómada o prepararse para el montañismo en el Himalaya. Otras propuestas exóticas son seguir la ruta de los rinocerontes en Namibia, merodear alrededor de osos polares en una isla canadiense o aprender a cazar con indígenas australianos. Camiño dos faros Ocho etapas de entre 20 y 32 kilómetros compone el Camiño dos Faros, una ruta de senderismo que une Malpica y Fisterra caminando siempre al borde del mar. En total, son 200 kilómetros con la costa como protagonista y en los que se intentan recorrer los principales puntos de interés de la Costa da Morte. Los faros son los grandes protagonistas. Hasta siete se visitan en este largo recorrido: los de Fisterra, Touriñán, Muxía, Vilán, Laxe, Roncudo y el del fotogénico enclave de Punta Nariga. Tampoco faltan espectaculares miradores como los del Monte do Facho, Punta Buitra o la hermita da Virxe do Monte en el Farelo. Aunque los tesoros naturales son el gran atractivo de esta ruta (pasando por ejemplo por playas tan llamativas como la de O Rostro, Mar de Fóra o Arnela) también puede disfrutarse de restos arqueológicos como el castro de Castromiñán, el dolmen de Dombate o el Castelo do Soberano. FUENTE: LA VOZ DE GALICIA”.

La ruta se divide en 8 etapas, de entre 18 y 32 kilómetros, con salidas en Malpica, Niñóns, Ponteceso, Laxe, Arou, Camariñas, Muxía y Nemiña, terminando en Finisterre. Está totalmente señalizada y transcurre por carretera, pistas de tierra y siempre muy cerca de la playa. Lo único que necesitas es organizar el tiempo, llevar agua y calzado cómodo y estar dispuesto a vivir sensaciones únicas.

Para que os hagáis una idea, os dejamos un breve resumen de cada etapa.

La primera etapa, de 22 kilómetros y un desnivel de 459 metros, sale de Malpica y recorre, a través de varios acantilados, 6 fantásticas playas (Area Maior, Seaia, Beo, Seiruga, Barizo y Niñóns) con unas vistas espectaculares. La llegada la tendremos en Niñóns.

La segunda etapa, de 26.1 kilómetros y un desnivel de 516 metros, sale de Niñóns pasando por varias calas, el Cabo Roncudo y las dunas de A Barra, simplemente magníficas y termina en Ponteceso.

La tercera de las etapas nos llevará de Ponteceso a Laxe en una ruta de 25.2 kilómetros, un desnivel de 427 metros y una visita al Dolmen de Dombate y el Castro de Borneiro.

La cuarta etapa, la más fácil y corta, sale de Laxe y recorre los 17.7 kilómetros que la separan de Arou, pasando por  el Faro de Laxe, el Peñón de Soesto, la Praia dos Cristais o la Praia de Traba. Sólo tiene un desnivel de 204 metros, por lo que agradecerás este pequeño relax a mitad de ruta.

La quinta etapa va desde Arou hasta Camariñas por toda la costa contemplando la Praia de Lobeiras, la Duna de Monte Branco, el Cementerio dos ingleses y el Faro Vilán en un total de 23 kilómetros con un desnivel de 296 metros. Bastante sencilla y con unos paisajes increíbles.

La sexta etapa sale de Camariñas y nos lleva hasta la famosa Muxía a través de una dura caminata de 32 kilómetros y un desnivel de 470 metros. Una etapa larga y dura donde tendremos que economizar al máximo el tiempo y donde recorreremos la Ría de Camariñas, el Santuario da Virxe da Barca, el Faro de Muxía o las playas de Leis y Area Grande.

La séptima y penúltima etapa nos llevará de Muxía a Nemiña a través de 24.3 kilómetros en un ruta totalmente agreste, un desnivel de 912 metros pero con unos paisajes espectaculares.

Y, por, fin llegamos a la octava y última etapa de nuestra ruta de los faros que conecta Nemiña con el Cabo Finisterre pasando pos acantilados, playas, castros como el de Castromiñan, la ría de Lires y el Faro de Fisterra. Todo ello durante 26.2 kilómetros de recorrido con un desnivel de 815 metros y la satisfacción de que estamos llegando al final de nuestro Camino.

Historia, arte, naturaleza, fauna, gastronomía, cultura, leyendas, arquitectura, todo ello conjugado en un Camino que sacará lo mejor y lo peor de ti a través de un viaje personal de sensaciones que cambiará tu vida para siempre.

 

La Compostela

La Compostela

Hablar de la Compostela es hablar del Camino de Santiago y lo que ello conlleva. Sacrificio, esfuerzo, fe, peregrinación, superación. Muchas son las razones pero sólo una la que concede la Compostela, la pietatis causa, es decir, por motivos religiosos o, al menos, espirituales.

Aunque no lo parezca, su historia es muy reciente y vino dada por la necesidad de regular la entrada de peregrinos a Santiago, con los beneficios que ello conllevaba en su momento.

Antiguamente, la única manera de acreditar que se había realizado el Camino de Santiago era a través de una insignia con forma de vieira, fácilmente falsificable, y después con una carta probatoria que pasó, con los años, a devenir en la Compostela.

Su texto es el siguiente:

«El cabildo de esta Santa Apostólica Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana, custodio del sello del altar de Santiago Apóstol, para que todos los fieles y peregrinos que llegan desde cualquier parte del orbe de la tierra con actitud de devoción o por causa de voto o promesa hasta la tumba de Santiago, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que: (el nombre del peregrino) ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa). En fe de lo cual le entrego el presente documento refrendado con el sello de esta misma Santa Iglesia».

Dicha certificación tiene que estar firmada por el secretario capitular de la iglesia compostelana, sino, no es válida.

En tiempos de los Reyes Católicos se instauró la Fundación del Hospital Real que daba hospedaje durante 3 días y de manera gratuita a todos aquellos que atestiguaran haber realizado el Camino de Santiago. Las falsificaciones comenzaron a aflorar por doquier y hubo que empezar a tomar medidas. Años más tarde, la Fundación pasó a ser uno de los hospitales más importantes de Galicia. Hoy en día se ha convertido en el Parador de Turismo de Santiago de Compostela y sigue ofreciendo, gratuitamente, desayuno, comida y cena a los 1 primeros peregrinos del día que enseñen su Compostela.

Otro de los miedos que tuvo la Iglesia fue que al incrementarse notoriamente el flujo de peregrinos que realizaban el Camino, estos lo hicieran más por razones paganas y lúdicas que como motivo de expiación de sus pecados. Por ello instauró una serie de requisitos que demostraran la fe de sus peregrinos. Entre ellas la de que los caminantes deberían demostrar que habían realizado los últimos 100km del Camino o, en el caso de los ciclistas, los 200 últimos kilómetros.

En el caso de que los motivos sean otros que la fe, se puede expedir un diploma con los kilómetros recorridos.

Cualquier persona puede solicitar la Compostela en el Centro Internacional de Acogida de Peregrinos, situado en la calle Carretas, número 33, cerca de la plaza del Obradoiro (981 568 846). El horario de la Oficina de Peregrinos es de lunes a domingo de 08:00 a 21:00 en Semana Santa y desde el 01 de abril al 31 de octubre y en invierno de 10:00 a 19:00.

Para que te concedan la Compostela tienes que atestiguar tu recorrido a través de la Credencial del Peregrino. Es una cartulina en forma de acordeón que debe ser sellado 2 veces al día en cada una de las etapas que realices para llegar a Santiago.

Esta Credencial permite al peregrino poder ser alojado en los diferentes albergues que hay a lo largo del Camino y se puede sellar en los mismos albergues, las parroquias, ayuntamientos, iglesias o instituciones civiles o eclesiásticas. Aunque sí que es cierto, que en los últimos años, ha proliferado la moda de sellarlos en bares, restaurantes, comercios, et.

Para más información puedes consultar las páginas: credencialesperegrinos@catedraldesantiago.es o oficinadelperegrino@catedraldesantiago.es.

 

Los Caballeros de la Orden de Santiago

Historia de la Orden

La Orden de Santiago es una de las órdenes religioso-militares más famosas de nuestra historia. Rodeada de mitos y leyendas, la Orden y sus caballeros se han convertido en una seña de identidad a lo largo de los siglos del Camino de Santiago y sus peregrinos.

Creada en el siglo XII en el Reino de León, se dice que tuvo 2 orígenes. Uno militar, cuando el rey Fernando II de León y el obispo de Salamanca encargaron a 13 caballeros la defensa de la ciudad de Cáceres ante los musulmanes. Encabezados por Pedro Fernández de Fuentencalada, estos caballeros, arrepentidos de su vida licenciosa, se unieron para luchar y salvaguardar las fronteras de lo que hoy conocemos como Extremadura.

Además, defendían a todos los peregrinos que hacían el Camino de Santiago, siguiendo los pasos de los canónigos regulares de San Agustín. De ahí, su también origen religioso.

Su fundación se estableció el 29 de julio de 1170 y se denominaron Orden de Santiago.

La Corona les fue dando posesiones y poder a lo largo de los siglos mientras que ellos prometían ayudar en todo lo que pudieran en la defensa de los confines del reino católico. Su misión: “el servicio de Dios, el ensalzamiento y defensa de la Christiana religión y Fee catholica y la defensa de la República Christiana.”

Su distintivo es la insignia de la cruz gules que simula a una espada con forma de flor de lis tanto en los brazos como en la empuñadura de la espada, la capa y el estandarte y cuyo significado es la representación del martirio del apóstol Santiago.

Para entrar a formar parte de la Orden se debía probar que los cuatro primeros apellidos del aspirante eran de hijodalgo, con sangre pura, sus ascendientes no debían haber tenido trabajos manuales ni podían haber sido difamados o juzgados, su sangre no debía tener rastro de la judía, pagana, musulmana, conversa  o hereje. Además, debían pasar 3 meses en las galeras y residir durante 1 mes en el monasterio asignado para así poder aprender la Regla de la Orden.

Pero ¿en qué consistía la Regla de la Orden de Santiago?

Se trataba de una regla mucho más suave que la de otras órdenes religioso-militares ya que aceptaban los votos de pobreza y obediencia pero no el de castidad. De hecho, muchos de los caballeros estaban casados y convivían con sus esposas en los monasterios. La castidad sólo era para antes y después del matrimonio, la fidelidad duraba mientras estaba vigente el matrimonio.

Obligatoriamente debían acudir diariamente a misa y rezar 23 Padre nuestros al día, además de ayunar 2 Cuaresmas y cada domingo tomar el sacramento de la Eucaristía.

Para que hubiera un orden, los caballeros se dividían en 3 clases, los freires, los caballeros estrechos y los religiosos. A los primeros los lideraba el gran maestre mientras que a los religiosos era el prior. A todos se les denominaba freyles y disfrutaban de la exención de la jurisdicción real, del clero secular y el sometimiento de la Santa Sede.

Su fama y respeto hicieron de ella la Orden con más posesiones llegando a tener 178 aldeas y condados, 83 encomiendas, 5 hospitales, 200 parroquias, 5 conventos y la Universidad de Salamanca, entre otras posesiones entre España, Francia, Portugal, Italia, Hungría y Palestina.

Así pues, podemos decir que la Orden de Santiago ha sido una de las más poderosas y ricas de nuestra historia, llegando a mantenerse en la actualidad, aunque con otras directrices y otros fines.

Leyendas del Camino de Santiago

Muchas son las historias que cuentan los peregrinos y los lugareños que transitan por el Camino de Santiago. Nosotros hemos querido hacer una pequeña selección de alguna de las que hemos escuchado a lo largo de los años de transitar por caminos tan bien conocidos por los peregrinos.

Esperemos que os gusten y nos digáis si conocíais alguna de ellas.

La leyenda de la Fuente Reniega es una historia muy antigua que narra cómo en el Alto del Perdón, a muy pocos kilómetros de Pamplona, un peregrino, agotado por el largo viaje y la sed, va en busca de una fuente que le sacie. Allí se encuentra con el diablo que intenta tentarle ofreciéndole el emplazamiento de una fuente oculta para los demás a cambio de que reniegue de Dios, de la Virgen y de Santiago. El peregrino se niega en todo momento hasta que aparece Santiago, vestido de peregrino, y en recompensa por su fe, le acompaña a la fuente y le da de beber con su vieira.

El Misterio de Obanos cuenta la historia de dos hermanos, Felicia y Guillermo de Aquitania. Felicia se había hecho peregrina del Camino de Santiago y a su regreso decidió dedicar el resto de sus días a cuidar de los pobres renunciando a sus títulos y riquezas. Su hermano Guillermo, no de acuerdo con esta decisión y tras discutir con ella, la apuñala, matándola. Arrepentido de sus actos decide acudir a Roma a pedir perdón y pagar por su crimen a lo que es castigado con realizar el Camino de Santiago. Al regresar de su peregrinaje decide dejarlo todo y continuar con la obra de su hermana dedicando su vida a cuidar a los pobres. Tiempo después será santificado y la ermita de la Virgen del monte Arnótegui se dedicará a su nombre.

La leyenda del Poyo de Roldán es una historia riojana de un poyo que queda a la derecha de la carretera y en la que vivía el gigante sirio Ferragut, descendiente de Goliat, aunque más fuerte. Un día se cruzó en su camino el valiente Roldán que desde el poyo le lanzó una piedra redonda de más de 2 arrobas justo en el medio de la frente, derribándolo y liberando así a todos los habitantes del dominio del gigante.

La historia del Milagro del gallo y la gallina tiene lugar en Santo Domingo de la Calzada en el siglo XIV. Un joven alemán llamado Hugonell recorre el Camino de Santiago en compañía de sus padres y en uno de los mesones en los que se hospedan conoce a una joven que se enamora de él. Tras las negativas de Hugonell a corresponder a la joven, este le introduce una copa de plata en el zurrón y luego le acusa de haberlo robado. Juzgado y declarado culpable es sentenciado a morir ahorcado. Tras los insistentes rezos de sus padres a Santiago, Hugonell resucita y les dice que está vivo gracias a Santiago y a la justicia divina. Con estas van a avisar al corregidor del milagro, quien se encuentra cenando unas aves, y ante tamaña noticia recita la famosa frase “Vuestro hijo está tan vivo como este gallo y esta gallina que me disponía a comer antes de que me importunarais” tras lo cual las aves se levantaron del plato y se pusieron a cacarear ante la insólita mirada de todos aquellos que lo presenciaron.

Otra historia que se cuenta por los caminos es la del pájaro y la Virgen que ocurrió en Puente la Reina. Se dice que en el puente que mandó construir la reina Doña Mayor había una imagen de la Virgen y que en las fechas importantes de la ciudad un pajarillo mojaba sus alas en el río y limpiaba a la imagen de toda suciedad. Todas las gentes del lugar se acercaban a ver tal prodigio y un día, el Conde de Viamanuel, se acercó con curiosidad para ver tal fenómeno. La situación le produjo carcajadas y los vecinos, indignados, le abuchearon y echaron del lugar ante su terrible burla a lo que estaba aconteciendo. Como venganza hizo tronar todos los cañones del ejército para asustar a los vecinos y hacerles creer que estaban siendo atacados por el enemigo. Pero, aun así, no consiguió que las gentes abandonaran su devoción hacia la Virgen y el pequeño pajarillo.

Los pastores de Estella cuenta como en la falda del monte Puy se reunían casi todas las noches los pastores de la zona con sus ovejas. Todo era normal hasta que una noche se fijaron en que la cima del monte se veía como caían muchas más estrellas de lo normal y la curiosidad les impulsó a acercarse a la cima. Allí descubrieron una pequeña cueva y dentro de ella, la imagen de la Virgen. Avisaron a todo el mundo de la zona, incluido el párroco, y al querer sacar a la Virgen para trasladarla se dieron cuenta que era imposible debido a alguna fuerza misteriosa, por lo que decidieron hacer allí un santuario y crear la ciudad de Estella.

Cuentan también otra leyenda (el pollino y el Apóstol) en la que una familia de peregrinos franceses llegó a Pamplona y se dispusieron a descansar en un pequeño hostal. A lo largo de la noche la mujer enfermó repentinamente y toda la familia tuvo que posponer su partida hasta que finalmente, un tiempo después, la mujer murió. El hostelero viendo que querían partir cuanto antes les pidió una buena cantidad de dinero por su estancia a lo que el peregrino no pudo hacer frente más que con su asno, que dejó en prenda. Con dos niños pequeños emprende viaje a Santiago no sin antes rezarle al santo para pedirle ayuda y justo al salir de Pamplona se encuentran con un anciano que les presta un pequeño pollino para que pudieran hacer el viaje más cómodos. Cuando llegaron a Santiago, el peregrino tuvo una visión del Apóstol a quien reconoce con el anciano que le prestó el pollino, echándose entonces en tierra y agradeciéndole su benevolencia. Una vez de regreso se enteró que el hostelero había perecido en un accidente  que la gente lo achacaba a la falta de caridad que tuvo con la familia del peregrino.

El origen de la concha de la vieira cómo símbolo del Apóstol también tiene su leyenda que cuenta que junto al lugar donde se varó la barca que transportaba los restos del santo estaban dos novios que se acababan de casar. A lo lejos vieron como una barca estaba a la deriva con riesgo de naufragar de un momento a otro. Sin pensárselo 2 veces el novio, a lomos de su caballo, se adentró en las aguas para intentar rescatarlo con tan mala suerte que acabó engullido por el mar. Rezó para pedir ayuda y una fuerza extraña lo arrastró hasta la orilla justo en el momento en que la barca encalló. Estaba totalmente cubierto de conchas de vieira y desde entonces esta imagen quedó unida para siempre con el Apóstol.

¿Os han gustado? Seguro que muchas más hay pero estas son las que hemos elegido para que conozcáis un poco más la tradición del Camino de Santiago.

Conjuro de la Queimada

Conjuro de la Queimada para ahuyentar a los malos espíritus la Noche de San Juan y la de difuntos.

“Mouchos, coruxas, sapos e bruxas; demos, trasnos e diaños; espíritos das neboadas veigas, corvos, pintegas e meigas; rabo ergueito de gato negro e todos os feitizos das menciñeiras… Podres cañotas furadas, fogar de vermes e alimañas, lume da Santa Compaña, mal de ollo, negros meigallos; cheiro dos mortos, tronos e raios; fuciño de sátiro e pé de coello; ladrar de raposo, rabiño de martuxa, oubeo de can, pregoeiro da morte… Pecadora lingua de mala muller casada cun home vello; Averno de Satán e Belcebú, lume de cadáveres ardentes, lunes fatuos da noite de San Silvestre, corpos mutilados dos indecentes,e peidos dos infernais cus…Bruar da mar embravecida, agoiro de naufraxios, barriga machorra de muller ceibe, miañar de gatos que andan á xaneira, guedella porca de cabra mal parida e cornos retortos de castrón… Con este cazo levantarei as chamas deste lume que se asemella ao do inferno e as meigas ficarán purificadas de tódalas súas maldades.

Algunhas fuxirán a cabalo das súas escobas para iren se asulagar no mar de Fisterra. Ouvide! Escoitade estos ruxidos…! Son as bruxas que están a purificarse nestas chamas espiritosas… E cando este gorentoso brebaxe baixe polas nosas gorxas, tamen todos nós quedaremos libres dos males da nosa alma e de todo embruxamento. Forzas do ar, terra, mar e lume! a vós fago esta chamada: se é verdade que tendes máis poder ca humana xente, limpade de maldades a nosa terra e facede que aquí e agora os espiritos dos amigos ausentes compartan con nós esta queimada.”

www.caminodesantiagoreservas.com

El Camino de Santiago en bicicleta

Hacer el Camino de Santiago es un reto personal para el que no todo el mundo está preparado, sobre todo, si se va a realizar en bicicleta. Para hacerlo hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones que nos van a ser útiles y nos van a ayudar a tomar la decisión correcta.

La primera de ellas a tener en cuenta, es que es necesario estar en buena forma física y haber trabajado con la bicicleta en los meses anteriores a la realización del Camino. Lesiones, cansancio y averías son lo que queremos evitar, así que mucho cuidado.

Otra cuestión importante a tener en cuenta la época del año en el que vamos a realizarlo. No es lo mismo hacerlo en verano que en invierno, ya que las condiciones climatológicas son muy diferentes y para cada época vamos a necesitar un equipamiento específico. Las ideales son la primavera  y el otoño por sus temperaturas suaves, la menor afluencia de peregrinos, menor incidencia de rayos uva…Es muy poco recomendable que se realice en los meses que van de noviembre a marzo.

Aunque seas un solitario, nuestra recomendación es que no realices el Camino de Santiago solo. Júntate con un grupo que encuentres o lleva un acompañante. Todo será mucho más fácil, ya que podréis compartir alojamiento, comida, peso, en caso de tener alguna incidencia no estarás solo para resolverla, es más entretenido y no tendrás que dejar nunca tu bicicleta sola.

Como vas en bicicleta, el equipaje debe ser menor, por lo que es necesario priorizar ciertas cosas totalmente imprescindibles. Lo más importante es agua y bebidas isotónicas, dulces para reponer azúcar, el casco protector, unos guantes y unas gafas de sol, pantalones largos y cortos de secado rápido, protección solar, impermeable, ropa de abrigo, botiquín y material de repuesto para la bicicleta (llave de tuercas y allen, bombín para inflar, aceite…).

Durante todo el Camino tienes que tener en cuenta las normas básicas, como ir en fila indica, llevar el chaleco reflectante para tu correcta visualización por parte de conductores y peregrinos, llevar siempre el casco puesto e intentar, en la medida de lo posible, no llevar la mochila en tu espalda sino en los laterales de la bicicleta a modo de alforja.

Una vez que has llegado a tu destino tendrás que organizar la vuelta sino quieres hacerla otra vez con la bicicleta. Para ello, lo mejor es desmontar la bici para que quepa en un coche, bus, tren o avión y así poder ya descansar y disfrutar de la ciudad y de la que, probablemente, ha sido la mejor experiencia de tu vida.

Si prefieres alquilar la bicicleta para no estar tan pendiente de ella, hay muchas empresas que te lo pueden hacer. En www.caminodesantiagoreservas.com te la alquilamos, reservamos tus alojamientos, te organizamos la ruta y nos encargamos de tus pertenencias. Así que ponte en contacto con nosotros a través de nuestro mail info@caminodesantiagoreservas.com o a través del teléfono 639 635 925.

Camino de Santiago en grupo

Bien es sabido por todos los peregrinos que el Camino de Santiago tiene la cualidad de que, de cualquiera de las maneras en que lo recorras, siempre es una experiencia personal y única que nos acompañará el resto de nuestros días.

Muchas personas acuden a nosotros con la intención de preparar su Camino particular pero se echan atrás porque no les agrada la idea de tener que hacerlos solos. Ya sea por miedo a que pase algo, por necesidad de compartir la experiencia con alguien, por repartir gastos, compartir alojamiento, etc, muchas personas dejan de lado su idea y la aparcan para una ocasión más propicia.

En Camino de Santiago Reservas tenemos muy claro que, gracias a la creación del Camino de Santiago en grupo, muchas de esas personas van a coger la mochila y sus ganas y se van a animar a recorrer el Camino con gente que tiene el mismo entusiasmo y está dispuesta a compartir su experiencia con desconocidos que, al final, se convertirán en amigos.

La convivencia en grupo, la seguridad del acompañamiento, tener un guía que nos lleve por la senda correcta, las anécdotas compartidas, van a ser la excusa perfecta para que todos aquellos que aún se lo están pensando lo dejen de hacer y se animen a venir con nosotros.

Para realizarlo tenemos unas fechas establecidas a lo largo del año, que pueden variar a conveniencia del grupo, y con unas plazas delimitadas. Cada año las colgamos en nuestra página web para que todos podáis organizaros. Lo que aún no ha cambiado es el recorrido aunque estamos pensando en ampliarlo. El elegido, por ahora, ha sido el Camino Francés dividido en las siguientes etapas:

El primer día llegaremos a Sarriá donde podremos hacernos a la idea del maravilloso Camino que estamos a punto de recorrer y de la bella naturaleza que será nuestro acompañante en las siguientes etapas:

Al día siguiente saldremos de Sarriá para ir a Portomarín en una etapa de 22 km con paradas para comer y descansar. Luego nos alojaremos en uno de los hoteles convenidos.

El tercer día saldremos pronto para recorrer los 23,9 km que nos separan de Palas de Rei, allí nos refrescaremos y descansaremos en alojamiento establecido.

El cuarto día, Arzúa, a 29 km será nuestro destino. Fijaos bien en los paisajes que nos acompañarán porque son únicos.

El quinto día terminaremos la jornada en O Pedrouzo a 19 km, un poco más descansada.

El sexto día y tras 20 km llegaremos a nuestro objetivo, Santiago de Compostela, su catedral, sus calles, sus gentes, sus sonidos, su esencia. Después de más de 110 km podremos recoger nuestra Compostela y dar fe que hemos recorrido el Camino de Santiago.

Durante todo el trayecto hemos disfrutado de guía-acompañante, alojamiento y desayuno, traslado de equipaje entre etapas, seguro de viaje y credenciales de peregrino. También de la compañía de gente con lo que hemos compartido una de las mejores experiencias de nuestra vida y que estarán deseosos de volver a vivir.

Así que ya no tienes excusas para no contactar con nosotros y apuntarte a la que seguro será una de las mejores decisiones que tomes. Además, nosotros te lo organizamos todo por lo que lo único que necesitas es pedirte los días que dura el viaje, preparar la mochila, mentalizarte que vas a caminar mucho, coger las ganas de conocer a gente y vivir experiencias nuevas.

Si necesitas más información visita nuestra página www.caminodesantiagoreservas.com, ponte en contacto con nosotros en info@caminodesantiagoreservas.como o a través del 639 635 925.

Y si te ha gustado nuestro post, ya sabes, compártelo para que otros también lo puedan hacer.

Distintas maneras de vivir el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una de esas experiencias que te marcan de por vida y hay tantas maneras de vivirlas como peregrinos en el Camino.

Porque, cada uno de nosotros, cuando nos enfrentamos a ese reto lo hacemos por razones personales, únicas. Unos lo hacen por temas religiosos, otros como un reto de superación personal, otros simplemente para añadir una experiencia más a sus vidas, etc. Y todas y cada una de ellas son totalmente respetables mientras se hagan con ilusión, respeto, tesón y ganas de disfrutarlo.

Hoy en día, somos muchas las agencias que nos dedicamos a ponerles las cosas más fáciles a los peregrinos que desean que su Camino esté, de alguna manera, organizado. Ya sea con la reserva de los alojamientos, el transporte, el traslado de equipaje y mochilas, asesoramiento, guías y otros muchos servicios que ayudan a que la realización del Camino sea la que ellos han elegido. Nuestra labor se ha convertido en ayudar a realizar la experiencia de sus vidas con las menores complicaciones posibles.

Queremos que el peregrino de hoy en día sea como el que recorría el Camino en la antigüedad, en el que estaba solamente acompañado de su bastón, su alforja, su sombrero y capa, su calabaza para el agua y algún que otro objeto que le hiciera el viaje más cómodo. No requería de mochilas pesadas con las que cargar durante kilómetros. Viajaban lo más ligeros que podían para que el Camino no fuese tan arduo, para que cada paso que daban no fuera más pesado que los pecados que querían exculpar visitando al Santo.

Intentamos que cada uno de los peregrinos que confían en nosotros tenga la mejor de las experiencias. Y es evidente que unas veces lo conseguimos y otras, por supuesto, que no. Porque cada peregrino es diferente y tiene distintas maneras de vivir el Camino de Santiago.

Lo que sí que tenemos claro es que, independientemente, de los motivos por los que se hace, de las creencias que se tengan o de la disparidad de opiniones que se formen sobre nosotros, cada día intentamos ofrecerles lo mejor. Por ello, y para que cada peregrino pueda hacerlo de la mejor manera posible, en Camino de Santiago Reservas tenemos la opción de que se realice de manera organizada, con todo al detalle, de manera libre pero con el alojamiento incluido, en grupos, especial para familias que lo quieren realizar con niños, en tren, en bicicleta, etc.

Cómo vivir la experiencia del Camino de Santiago es sólo elección de uno mismo.